Over 1,400 Israelis Were Murdered

Act Now!

Omer Wenkert

Omer Wenkert acudió al festival de música Tribe of Nova, cerca del kibutz Reim, para pasar una noche de música…

Omer Wenkert

Omer Wenkert acudió al festival de música Tribe of Nova, cerca del kibutz Reim, para pasar una noche de música y baile bajo las estrellas con su amigo de la infancia Kim Damti.

La alegría de la noche se rompió de madrugada, cuando los asistentes al festival vieron cohetes en el cielo.

El joven de 22 años, gerente de un restaurante de Gedera, habló con su familia el sábado por la mañana y les dijo que había tantos cohetes que él y otros asistentes al festival se tumbaron en el suelo para protegerse. Al cabo de un rato, les dijo que había encontrado un refugio y que todo iba bien.

Pero no era así.

No tardó en avisar a su madre de que había disparos. Unos minutos después, envió su último y desgarrador mensaje que decía simplemente: «Mamá, estoy aterrorizado».

Más tarde, en ese terrible día, aparecieron imágenes de Omer siendo golpeado y asaltado por hombres armados de Hamás y transportado en una camioneta blanca a Gaza.

El vídeo fue ampliamente compartido en el canal de Telegram de la organización y muestra a Omer atado, siendo golpeado y tumbado en la parte trasera de la camioneta, mirando fijamente a la cámara. Kim, amigo de Omer, fue uno de los más de 260 asistentes a la fiesta asesinados a sangre fría.

El dolor de la familia se ve agravado por el hecho de que Omer padece colitis (inflamación del revestimiento interno del colon) y necesita desesperadamente medicación para mantener la enfermedad bajo control. Hamás denegó un llamamiento de la Cruz Roja para que le entregara sus medicamentos.

Pero, incluso en estos días tan oscuros, la familia Wenkert está haciendo todo lo posible por mantenerse positiva. «Creemos de todo corazón que Omer volverá a casa», dice su madre. «Estamos preparando la casa para su regreso y rezando para que vuelva sano y salvo. Tengo mucha fe en que mi Omer volverá a casa. Rezo todos los días; sabemos que es fuerte. Esperamos abrazarlo; ya siento su abrazo».



Danielle Max